Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)






jueves, 16 de marzo de 2017

Video de promoción de Hades. La Era del Infierno




Nos desviamos hacia el interior del país por un camino que discurría paralelo a uno de los afluentes del Támesis. Poco a poco los arrabales de Londres fueron quedando atrás y nos vimos sumergidos en un paisaje campestre, donde de cuando en cuando emergía la mole blanca de una granja entre los equisetos y el follaje. Como surgidas de la nada, empezaron a aparecer de la espesura ruinas de edificios realizados con enormes bloques de piedra que me recordaron mucho a las construcciones incaicas.

El carruaje se detuvo en lo que parecía la plaza de una ciudad en ruinas. Ingleses y diablos de otras especies excavaban en zanjas abiertas dentro de un terreno acotado con estacas y cuerdas, en la misma plaza. A un lado habían levantado un campamento arqueológico con bungalós de madera.

(…) me condujo a una nave de madera levantada para albergar los resultados de las excavaciones, repleta de frisos y esculturas. Arqueólogos de bata blanca se afanaban sobre mesas repletas de vasijas rotas, pequeñas figuritas que representaban insectos y una miríada de cascotes de cerámica y otros objetos indescifrables.

Un joven diablo ocre, de facciones delicadas y agradables, se acercó al vernos. Llevaba una larga peluca rubia recogida en una coleta, y una bata blanca debajo de alas cristalinas que le caían, lacias, por la espalda hasta los «tobillos». (Hades. La Era del Infierno).



Ir al video
Os presento el video de promoción que he creado para la novela Hades. La Era del Infierno.
La música la he bajado de Internet, de una página donde ofrecían música libre de derechos de autor. Se trata de Sarabande, de Georg Friedrich Haendel (1685 - 1759), un tema musical que empleó Stanley Kubrick (1928 - 1999) para la película Barry Lindon. He tratado de recuperar la página de música para incluir en los créditos el nombre del pianista, pero no lo he conseguido, lo cual lamento muchísimo.
Las ilustraciones de los dos casacas rojas provienen de una viñeta del comic Ticonderoga, de Hugo Pratt (1927 - 1995), modificadas para la realización del video.

3 comentarios:

Alberto Senda dijo...

Me ha gustado, y eso que yo no soy muy de estas cosas. Está bien hecho e incita a la lectura. Ojalá te sirva de ayuda.

Un abrazo.

crónicas de un e-writer dijo...

Gracias, Alberto, por tu opinión favorable y los buenos deseos. Ojalá sirva para dar a conocer la novela.

Un abrazo.

Jayja para tí... dijo...

que horror! un mes y nadie escribe!!!!