Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)






domingo, 31 de enero de 2016

Hay gente para todo

      
Lagartijo
      
Se cuenta que al torero Rafael Molina Sánchez, «Lagartijo», (1841—1900) le presentaron un histólogo. Al preguntar qué profesión era esa le respondieron que la del que estudia los tejidos orgánicos. Asombrado, el torero exclamó que había gente para todo.

      No hace mucho, vi en la tele una noticia que me sorprendió tanto como al Lagartijo el enterarse qué era un histólogo: el 46% de la población estadounidense no cree en la teoría de la evolución y sí en el creacionismo, es decir, que piensan a pies juntillas que el ser humano fue creado por Dios tal y como aparece en la Biblia. En el reportaje televisivo salía un señor explicando y razonando el porqué el creacionismo era la verdad y la teoría de la evolución el mayor engaño jamás contado. Tirando de Biblia despejaba cualquier duda: «¿La extinción de los dinosaurios?, aquí viene, en esta página. ¿El Diluvio Universal?, naturalmente que sí, por eso se extinguieron los dinosaurios». Tenía respuestas para todo.

Darwin y la etiqueta del Anís del Mono
      A Darwin le han dado caña desde que publicó El origen de las especies. En España, en su tiempo, hasta le dedicaron un anís, el Anís del Mono. En la etiqueta de la botella aparecía una caricatura de Darwin con cuerpo de mono, sosteniendo en la mano una botella del licor. Para pedirlo en el bar se decía «¡Dále al mono!».

      No sé si en España el creacionismo despierta algún interés. El Vaticano cree que la teoría de la evolución y la intervención divina son compatibles, con lo cual los seguidores católicos que podían tener alguna duda ya no la tienen.

      A mí me ha sorprendido que haya gente en Estados Unidos que niegue la teoría de la evolución, pero no sé qué pensarían ellos si supieran que aquí se nos aparece la Virgen. Supongo que les sorprendería. Creo que a ellos no se les aparece. La Virgen sólo se aparece a los católicos, que yo sepa, y los creacionistas no son católicos. Siempre es una mujer hermosa, rodeada por un halo luminoso, que trae uno o varios mensajes, generalmente anunciando que si el mundo no cambia y cesan las guerras todo se irá al garete. En Bizkaia, nuestra Virgen aparecida es la Virgen de Unbe. No está reconocida por la Iglesia, pero hay mucha gente que cree en ella.

      La Virgen de Unbe se le apareció decenas de veces a Felisa Sistiaga (1908—1990) en su caserío, en el monte Unbe. La primera aparición se produjo en 1941 y la última en 1988.

      En Unbe estuve una vez con un amigo al que solía ver de forma esporádica, y al que no veo desde hace algunos años. Me invitó a ir con él a Unbe un domingo por la mañana. Hacía un día espléndido.

Virgen de Unbe
      Cuando paseábamos por la explanada que hay delante del caserío, mi amigo sacó un anillo de rosario y me dijo que, si no me importaba, él iba a rezar un Rosario. Mi amigo es del Opus Dei hasta el tuétano, lo aclaro por si os ha parecido raro lo del anillo. Es un pedazo de pan; una buena persona que me respetaba y a la que yo respetaba; él tenía sus rarezas y yo las mías; espero que le vaya bien y que sea feliz. Mientras él se metía un Rosario entre pecho y espalda, yo aproveché para disfrutar de la mañana y del paisaje. Había una fuente de agua milagrosa que curaba todos los males; en un cartel, las autoridades advertían que el agua estaba contaminada, pero la gente iba a lo suyo y se lavaba los pies, les daba igual. En el interior del caserío había una capilla con objetos de ortopedia y testimonios de personas que decían haberse curado merced al agua milagrosa. En la cuadra, el suelo estaba lleno de velas; dicen que allí se apareció la Virgen alguna vez. Me pareció bastante chocante, la verdad, y medieval. En una de las últimas apariciones la Virgen de Unbe dijo, «Con el Rosario venceréis». Vale.

      Una vez leí un libro sobre la vida en un monasterio zen, japonés. Una de las maneras que tenían de evitar las ideas preconcebidas era el cambiar de nombre a las cosas. Se trataba de un ejercicio didáctico que debían practicar los novicios: una flor no era una flor, era un cántaro; un zapato no era un zapato, era una flor; el día era la noche y la noche el mar; la montaña era un río... Los novicios podían mudar el nombre de las cosas, pero las cosas seguían siendo lo que eran, inmutables a los caprichos de los hombres. La lección era que la verdad resistía, a pesar de que se la negase, y que sólo si se posee una mente abierta se llega a conocerla y a ser tolerante.


   
   Me han dicho que es recomendable que a los niños se les mantenga la ilusión de que existen Papá Noel y los Reyes Magos, que eso estimula una parte del cerebro donde se alojan las fantasías, imprescindible para un sano crecimiento intelectual en la infancia. Pero que luego no, que de adultos hay que llamar al pan «pan» y al vino «vino». A lo mejor se confunden en esto último.

     



       Quizá los adultos también precisamos alimentar nuestra fantasía, creer en asuntos sobrenaturales para un sostenimiento sano de nuestra psique y no caer en el abatimiento. Puede que necesitemos creer en algo que está por encima de nosotros y que nos protege, que necesitemos creer en otra vida mejor porque esta que tenemos no nos convence del todo. No lo sé. Y mientras me aclaro aquí estoy, totalmente despistado.








5 comentarios:

Alberto Senda dijo...

Dudas similares sobre lo sano o insano de las creencias sobrenaturales me han asaltado y todavía me asaltan desde hace mucho, mucho tiempo. Algunas de ellas las puse en boca de algunos de mis personajes de Tras la senda helicoidal. Si me permites, te dejo aquí un par de pasajes a modo de ejemplo:

- Yo sólo sé que ni de la moral ni de Dios puede prescindir todo el mundo. Si a la gente más sencilla le quitas de su vida a Dios y unos cuantos fundamentos morales (que para ellos siempre irán de la mano de una religión, ya que no están preparados para una moral, llamémosle atea), ten por seguro que acabarán perdiendo el control, porque ya no sabrán cómo comportarse. Es triste reconocerlo, pero mucha gente no está preparada para la libertad, en todo caso, sólo para el libertinaje. Supongo que esto será debido a la falsa seguridad que otorga el rebaño al que no sabe o no puede valerse por sí mismo.
  - No digas eso en voz alta, que en estos tiempos tan políticamente correctos, te pueden llamar fascista.


Venus Cuadratura Neptuno 
  >> Aquí se encuentra la raíz de muchos de tus problemas. ¿Te apetece un café?
  - Ahora no se pare Auxiliadora; continúe, por favor.
  - Está bien. Es muy probable que hayas aprendido a escapar de la realidad porque ella te ha decepcionado. Quizá este comportamiento evasivo lo hayas heredado de alguno de tus progenitores. Tu idealismo es extremo, y por esa razón serán asiduas las decepciones con tus amigos y tus parejas. Posees una gran inseguridad personal y te gusta jugar el papel de víctima. Arcano, tienes que empezar a comportarte con más valentía a la hora de enfrentarte a tus problemas, y dejar a un lado esas actitudes escapistas que sólo te conducirán a agravar todavía más las cosas. Tampoco creo que te convenga esa enloquecida búsqueda de un amor tan idealizado, pues nunca podrás encontrarlo; excepto que te conformes con hallarlo sólo a través del arte.
  - ¿Me está hablando como astróloga o como psicóloga?
  - Ahora te estaba hablando como amiga. No puedes huir de la realidad aunque quieras. Y no te recomiendo construirte una realidad alternativa como has venido haciendo hasta ahora. Así no afrontas los problemas, así simplemente los rehúyes. Drogas, misticismo, todo eso puede estar muy bien para experimentar, mas tú corres el riesgo de quedar atrapado en esos mundos. No sé si eres consciente de que vives en una realidad aparte, donde sólo estás tú y tus propias fantasías y elucubraciones.
  - Yo sólo sé que con el tiempo me he ido construyendo mi propio mundo; pero eso todo el mundo lo hace, ¿no?
  - No en la medida tan drástica y radical como tú lo has hecho. Tu vida entera es una gran invención, de la que tú sólo eres uno de sus protagonistas principales.
  - Ahora no sé si la estoy entendiendo.
  - Ya veo que ni siquiera eres del todo consciente de lo que has creado.

Supongo que sí, que todo esto es algo que en menor o mayor medida hacemos todos. Y si uno se dedica o le gusta escribir ya casi parece una conditio sine qua non, ¿no?

Un abrazo.

crónicas de un e-writer dijo...

Pues sí, Álberto, en mayor o menor medida todos nos creamos nuestro "particular pequeño mundo" donde buscamos refugio huyendo de la realidad. Auxiliadora tiene trabajo para rato. Pretender crear arte desde el pragmatismo no sé si dará un buen resultado. Incluso cuando se escriben novelas históricas hay que disponer de una buena porción del espíritu embelesada por la fantasía, en la cual cargar de tinta la pluma.

Gracias por enriquecer el artículo con estos acertados recortes de la "Senda". No los comento para no empañarlos con una opinión personal; hablan por sí solos y su mensaje tiene mil idiomas.

Un abrazo.

Alberto Senda dijo...

Mira si tiene trabajo Auxiliadora, que recuperaré el personaje en una futura novela llamada "Tras el fin del mundo" :)

Difícil tarea la de crear arte desde el pragmatismo. Quizás no imposible, pero suelen ser fuerzas que tienden a devorarse mutuamente.

Un nuevo y gran abrazo.

crónicas de un e-writer dijo...

;)

Jayja para tí... dijo...

mi mundo americano anda loco...que tristeza...y que sera despues del Mundo?...con este ejemplo politico...no creo que sobreviremos, nuestra humanidad quedara como piedras...o cuando mas con mucha suerte seremos agua...