Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)


feliz 2018

feliz 2018

lunes, 18 de mayo de 2015

Pet Rock




"Ornament IV", de Barnett Newman. Vendido por 34 millones de euros.
      «Dije: “Traeré la playa a Xátiva”. Y se lo creyeron. “¡Si yo mando, traigo la playa!”. Y se lo creyeron todos. “Si me votáis, tendréis un Ferrari como yo”. ¡Serán burros! Y me votaron.»
      (Dicho por un político español).

      En 1975, Gary Ross Dahl oía cómo sus amigos se quejaban, una vez sí y otra también, de las molestias que conllevaba el poseer una mascota, el tiempo que robaba y el dinero que costaba mantenerla en perfecto estado de salud. Decidió entonces crear la mascota ideal, una mascota que no enfermaría, que no precisaría de ninguna atención especial y que, por supuesto, no comería ni ensuciaría el suelo. La mascota sería una piedra. Un canto rodado de Playas de Rosarito, en Méjico.

Gary Ross Dahl
      Pero ¿quién iba a ser el idiota que iba a comprar una mascota que era una piedra? ¿Para qué sirve una piedra? Todo el mundo conoce el comportamiento de una mascota viva, ¡pero una piedra! Las piedras no se comportan de ninguna manera porque, obviamente, son piedras, y las piedras no tienen vida. ¿Hay que repetirlo de nuevo?: las piedras no tienen vida.

      Nadie iba a ser tan tonto como para comprar una mascota sin vida y fría como una piedra.

      Bueno, pero eso no significaba un problema insoslayable para Gary: si las piedras no tienen vida, él les daría vida.

      Confeccionó un cuadernillo de instrucciones de 32 páginas, que tituló Cuidado y entrenamiento de las rocas mascota. El cuadernillo indicaba cómo entrenar a la mascota a dar la mano, a sentarse y a cómo darse la vuelta, trabajo éste que requería la participación inexcusable del entrenador; además, había un apartado para los cuidados precisos en lo tocante a alimentación, higiene, hábitos… El cuadernillo resultaba chistoso y hacía gracia. La roca como animal doméstico de compañía había sido creada.
Pet Rock

      La mascota se distribuyó dentro de una caja de cartón, con agujeros en la tapa y los laterales para que no se asfixiase, sobre un lecho de paja. Se le llamó Pet Rock y su precio de venta fue de 4 dólares. Gary Ross Dahl vendió 1,5 millones de mascotas. Se hizo millonario.

      Hay personas dotadas de un instinto singular para olfatear el éxito en la estulticia ajena. Conocen a sus congéneres. Saben, por naturaleza, que abundan en el mundo los tontos de manual. Pero se lo callan. Por eso triunfan. Y, aunque parezca mentira, nos han hecho creer que los tontos de manual no existen, que son un invento de los que se creen muy listos. 

      Se las saben todas.



      Gary Ross Dahl nació el 18 de diciembre de 1936, en Bottineau, Dakota del Norte. Ha fallecido recientemente, el 23 de marzo de este año, a la edad de 78 años.
      La Pet Rock se vende hoy al precio de 19,95 dólares. Existe una versión con cable USB para conectarla al ordenador.





9 comentarios:

Jayja para tí... dijo...

Ay! cuántas veces ha pasado por mi mente,algo así, piedra, hoja, semilla...pero aún anda mi monedero vacio...

crónicas de un e-writer dijo...

Hola,Janett.

Gary Ross Dahl era publicista,y todos sus sentidos estaban preparados para coger una idea al vuelo. ¿Que sus amigos tenían un problema con las mascotas? Pues ahí había dinero, así que manos a la obra. Él no pretendía resolver un problema, sino beneficiarse de ese problema.

La gente "normal" puede que tengamos buenas ideas, pero no las llevamos a la práctica bien por indecisión, falta de dinero, porque pensamos que no van a interesar a nadie o por cualquier otro motivo. Nos pasa como a esas personas que, teniendo una buena historia en la cabeza para novelar, no la escriben porque no andan metidos en el mundillo literario. Los escritores profesionales si tienen una idea la desarrollan, y están más que atentos por si surge una de improviso.

En cuanto a lo que me dijiste en otro comentario sobre que te gustaba mi blog, muchas veces pienso en cerrarlo. No lo lee casi nadie. Si lo mantengo es porque así me obligo a escribir, y me sirve de práctica.

Un abrazo.

Alberto Senda dijo...

Desgraciadamente este mundo está dirigido por necios y para necios. Por eso triunfan los Gary Ross y no tipos como tú. Aun así ni se te ocurra cerrar el blog. Espera que nuestra cubana favorita lea eso, ya verás cómo se va a poner :):)

Un abrazo.

crónicas de un e-writer dijo...

No creas que no lo he pensado :):).

Un abrazo, Alberto :)

Jayja para tí... dijo...

Mira, creo que si me obligas a buscarte debajo de una de esas piedras de mascota, voy a ir a buscarte y que te encuentro!
Sabes qué? UN blog, es un pedazo del alma, una parte delicada que nace para existir, si tu lo cierras, practicamente es como mo rir en vida, no solo acabas con tu llama, sino con la mia, me golpeas el pecho, el corazón, mi intelecto, mis ojos llorarán como manantiales, mi dolor me hara sentir rabia, impotencia y desprecio!
Entonces no creo creerte capáz de herir así mi pecho, ya sé que no me conoces, que casi no soy de carne y hueso, que es facil para ti sin rostro ni dirección irte y dejarme el dolor, pero si alguna vez suena lindo eso de cubana, es aquí, donde me recuerda que nací en aquella isla, alejada de tus tierras o las de Alebrto, pero que mi corazón corrió vertiginoso a encontrarse con ustedes, tan lejos... y tan cerca... y creo que en tu mundo no cabe la posibilidad de herir una dama así mortal! sin importar la daga... confio, que sigas aquí, hoy mañana y siempre...porque además... eso de nadie me lee... es egoista, soy mucho, créeme, muchas vidas, muchas almas, y de Don Alberto, ni que decir!
Cierro los ojos, confio encontrarte cada vez que venga, y no sentir que hieres mi alma... y un día te vas...

crónicas de un e-writer dijo...

Vale.

Un fuerte abrazo, Janett.

Jayja para tí... dijo...

tomaré la palabra

Vale

como un pacto de amor y amistad...

Vale

Blas Malo Poyatos dijo...

Prohibido cerrar el blog, Crónicas. Quiero seguir leyéndote.
Conocía la historia de Pet Rock. En el mundo editorial, todo los editores andan hoy en busca y captura de un Pet Rock.

Un saludo

crónicas de un e-writer dijo...

Gracias por los ánimos, Blas.

Me ha hecho gracia lo que dices de los editores. Hace poco han encontrado un Pet Rock, la famosa trilogía "Cincuenta sombras de Grey".

¡Un saludo!