Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)






martes, 19 de noviembre de 2013

Otro día

Estos días he estado un poco liado en la publicación del libro La invasión y otros relatos. Son los ocho relatos que he escrito para el blog, sin contar el último, El alquiler

He tenido algún problema con Amazon; me decían que habían detectado que los relatos estaban publicados en Internet, gratis, y que no tenían muy claro si yo poseía la propiedad intelectual. Me daban un plazo de cinco días para sacarles de dudas o retirar la publicación de La invasión; si no lo hacía así, ellos se encargarían de anular mis publicaciones en Amazon. He tenido que quitar los relatos del blog, y, curándome en salud, he colocado el número de registro del libro en la primera página, debajo del título y del nombre del autor. Luego, más tiempo perdido, he puesto un primer precio algo alto al libro, pero ya lo he bajado a 0,99$.

 Otra cosa que me ha pasado es que la presentación del libro me sale repetida en Amazon, pero esta rectificación la haré más adelante, cuando haya pasado el periodo de la promoción gratuita, para no cargármela.


También estoy escribiendo una novela, que me lleva su tiempo; y me gustaría seguir escribiendo más cuentos, que no sé si publicaré en el blog, teniendo en cuenta los problemas que da. En el registro de la propiedad intelectual se mosquearon un poco cuando les dije que los relatos habían sido publicados en Internet. Les expliqué cómo eran las cosas y la sangre no llegó al río.

Y como además de escribir también me gusta leer, y ya se sabe que si queremos ser buenos escritores debemos leer, aunque luego no nos lean, pues entonces apenas tengo tiempo para el blog.


.

2 comentarios:

Alberto Senda dijo...

Me alegro de que hayas solucionado los problemas con Amazon. Publicar gratis en internet está muy bien, pero a veces puede resultar un arma de doble filo.
Es muy, muy complicado tener tiempo para todo. Analiza cuáles son tus prioridades... ¡y a por ellas!

Un abrazo.

crónicas de un e-writer dijo...

Gracias por el consejo, Alberto. Lo voy a seguir.

Un abrazo.