Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)






sábado, 10 de noviembre de 2012

En el valle de Elah




Artículo 47 de la  Constitución Española.

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo ese derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

Ha vuelto a pasar. Otra persona a la que iban a desahuciar se ha suicidado. Ya son cuatro en menos de un mes y varios intentos. Mientras tuvieron trabajo pagaron sus impuestos, que los gobernantes utilizaron para salvar de la quiebra a los bancos y cajas de ahorros que después les embargarían la vivienda.

En la película En el valle de Elah de Paul Haggis, Tommy Lee Jones iza al revés la bandera norteamericana para alertar que la patria está en peligro. En la película Tommy le cuenta a un niño que los israelitas mandaron a David contra el coloso Goliat, al cual derrotó en el valle de Elah.

Nosotros hemos mandado a nuestro David contra el poderoso Goliat, pero se ha unido al gigante y ahora somos el objetivo de ambos.

Qué desamparados estamos.

4 comentarios:

Alberto dijo...

Todo esto de los desahucios no es más que la consecuencia lógica y final del capitalismo salvaje que impera en casi todo el mundo tras la caída del Telón de Acero. Aunque no por eso es menos triste e intolerable. El capitalismo, finalizada la segunda guerra mundial, fue poco a poco derrotando aquellos movimientos que, aunque en muchos puntos también estuvieran equivocados, al menos ejercían de contrapeso, de antagonistas. El método utilizado es conocido por todos: apoyar a un dictador por aquí, dar un golpe de estado por allá, poner un papa del Este que odiase el comunismo y fuese respaldado por el Opus Dei... Y ahora que nos encaminamos al final de la partida (puesto que el capitalismo no es más que eso: una jodida partida de monopoly, en la que los perdedores siempre son los mismos), ha llegado la hora de que un sólo jugador se quede con todo. Y en el monopoly ya se sabe, a veces gana uno y a veces otro; pero quien nunca pierde es la banca. ¿Y por qué jamás pierde? Porque el ganador no hubiese podido llegar a nada sin ella.
Por eso me temo que no, que David no se ha unido a Goliat, sino que David le pertenece, siempre le ha pertenecido, nunca hubiera alcanzado el trono sin él.
El único buen gobernante posible es aquél que bajo ningún concepto hubiese querido serlo

crónicas de un e-writer dijo...

Hola, Alberto. Estoy de acuerdo con todo lo que dices en tu comentario. Y es cierto: David siempre a pertenecido a Goliat.

No hace mucho ví un documental en la TV sobre la doctrina del shock, basado en el libro "La doctrina del shock: el auge del capitalismo del desastre", de Naomi Klein, que pone los pelos de punta. El documental me parece que anda por Internet. Puede que tú también lo hayas visto. En Wikipedia hay un artículo sobre el tema que empieza así:

"La doctrina del shock: el auge del capitalismo del desastre (en inglés The Shock Doctrine: The Rise of Disaster Capitalism), es un libro de 2007 de la periodista canadiense Naomi Klein.1

En 2009 se realizó el documental The Shock Doctrine inspirado en el libro, bajo la dirección de Michael Winterbottom y Mat Whitecross.2 3

El libro sostiene que las políticas económicas del Premio Nobel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han alcanzado importancia en países con modelos de libre mercado no porque fuesen populares, sino a través de impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias, provocando que, ante la conmoción y confusión, se puedan hacer reformas impopulares. Se supone que algunas de estas perturbaciones, como la Guerra de las Malvinas, el 11 de septiembre, el Tsunami de 2004 en Indonesia, o la crisis del huracán Katrina pudieron haber sido aprovechadas con la intención de forzar la aprobación de una serie de reformas."

Te felicito por la buena tarea que llevas en Amazon KDP Community, respondiendo a las dudas de otros autores, y te doy las gracias por haberme citado en varias de tus respuestas.

Un fuerte abrazo.

Alberto dijo...

Hola. El documental del que hablas, efectivamente, ya lo he visto, por La 2, la única cadena donde se puede ver algo así; y me parece muy bueno, aunque no me ha aterrorizado tanto como debiera porque venía vacunado de otros documentales, lecturas y coloquios anteriores. Pero sí, lo que cuentan en él es terrible. No sé si tú has visto, y si no es así te lo recomiendo, el documental Inside job; trata de cómo ese atajo de sinvergüenzas organizaron el saqueo que ahora estamos pagando, y muchos aún tienen la desfachatez de conceder entrevistas poniendo cara de no haber roto un plato. Lo peor, que un tipo que se las da de liberal y de "buen rollo", el premio nobel de la paz, Barack Obama, premió a mucha de esa gentuza de la órbita de los Bush con puestos muy golosos en su administración. Las reglas del juego, supongo.
También es muy interesante el documental "La corporación", en el que paso a paso se van enunciando los síntomas que llevan a un psiquiatra a diagnosticar a una persona como "psicópata", y éstos se van confrontando con el perfil de los altos directivos de las grandes corporaciones, donde bajo mi punto de vista también encajaría el otro premio nobel que citas, el inefable Milton Friedman. Muy interesante es también la película Margin Call y, aunque todavía no la he visto, tiene muy buena pinta el nuevo film del director greco-francés Constantin Costa-Gavras, llamado "El capital".
Por otra parte, algunos de los acontecimientos que citan en el documental de Winterbotton como el 11S y otros por el estilo, soy de la opinión que más que aprovechados fueron conciendudamente diseñados para conducirnos adonde ahora estamos. Muchas veces el modo romano para hallar un culpable no falla "¿A quién beneficia?," se pregunbtaban. Pues todo el mundo sabe quienes son los beneficiarios de esos atentados.

Un abrazo.

Alberto dijo...

Ah, por cierto, "El grito" de Munch no puede ser más descriptivo y apropiado. A menudo también me gustaría pararme delante de un puente, o mejor aún, en lo alto de una montaña, y lanzar un grito hasta hacer saltar los tímpanos de medio mundo.