Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)






domingo, 8 de julio de 2012

"La tristeza durará siempre": El lector de e-book




Con la aparición del e-book el panorama podría parecer idílico para  los lectores, y sin embargo...

Si el porvenir es que desaparezca el soporte de papel, los lectores del futuro tendrán que resignarse a una publicación a la baja de obras nuevas para sus e-book. Los escritores del futuro escribirán menos, al tener que dedicarse a otros trabajos para sobrevivir. El escritor de ficción profesional, sencillamente, no existirá.

¿Le compensará al lector de e-book  el abaratamiento del producto, del libro, (o, incluso, la gratuidad del mismo) si hay un detrimento en la calidad de las obras publicadas y en la cantidad de  las mismas?

No hay comentarios: