Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)






sábado, 7 de julio de 2012

"La tristeza durará siempre": El aspirante a escritor

 
El aspirante a escritor de ficción profesional es un ser ambicioso que aspira a ganar y ganar dinero para liberarse de preocupaciones y dedicarse en cuerpo y alma a escribir, aunque pocos lo reconozcan abiertamente. La mayoría declararán su disposición a escribir hasta el fin de sus días, así no ganen dinero con ello.

Bien, para no crear malos humos, estaré de acuerdo en que tú, aspirante a escritor de ficción profesional, perteneces sinceramente a ese último grupo.

 Los aspirantes a escritor de ficción profesional a que me refiero son ambiciosos hasta la médula, y se dejarán las pestañas escribiendo a deshoras, soñando con ventas millonarias y apacibles paseos matinales. El conseguir dinero, éste será el aliciente que les motive a sacrificar su tiempo libre y les haga sentarse a escribir. Porque escribir les gusta, pero no cuando los ojos se les cierran por el cansancio, no cuando las sienes les palpitan y la cabeza les duele, no cuando hay que hurtar tiempo a la familia y a los amigos. El dinero, sólo el dinero, les puede ayudar a escribir con más sosiego.

Pero si el e-book cierra la vía del dinero, si el futuro va a ser escribir por placer o por evadirse, no por ello el aspirante a escritor de ficción va a dejar de hacerlo y renunciar a su mundo; no al menos mientras nuestro escritor sea joven y soñador, no mientras conserve un espíritu jovial y dadivoso.


Escribirá menos y descansará más. 

Escribirá porque le gusta y porque le evade; y publicará en e-book para que lo lean, sin pedir nada, porque tiene un espíritu generoso y no le importará regalar su trabajo. 

Sí, pero escribirá menos y descansará más. Y su trabajo de escritor, aun en contra de sus deseos, evolucionará poco y será menos profesional. Muchas de las obras que le rondan la cabeza jamás saldrán a la luz. Y, ¿quién sabe?, puede que un día, ya metido en edad, deje de escribir y se conforme sólo con soñar.

 “Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito”, que cantó Machado. Pues sí.

No hay comentarios: