Y qué harás ahora

¿Y qué harás ahora, mi querido hijo de ojos azules? ¿Y ahora qué harás, mi joven querido? Voy a regresar afuera antes de que la lluvia comience a caer, caminaré hacia el abismo del más profundo bosque negro, donde la gente es mucha y sus manos están vacías, donde el veneno contamina sus aguas, donde el hogar en el valle encuentra el desaliento de la sucia prisión y la cara del verdugo está siempre bien escondida, donde el hambre amenaza, donde las almas están olvidadas, donde el negro es el color y ninguno el número, y lo contaré, lo diré, lo pensaré y lo respiraré, y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo, luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme, pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla. (A hard rain`s a-gonna fall. Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura 2016)


feliz 2018

feliz 2018

viernes, 29 de junio de 2012

"La tristeza durará siempre": El escritor contemporáneo

 
Vivir de escribir ficción ha sido harto difícil en cualquier época, y el aspirante a vivir de sus escritos siempre lo ha sabido. Sin embargo, nunca como en nuestros días el escritor ha tenido conciencia de que en un futuro, quizás no muy lejano, vivir de escribir será sólo una quimera.

El escritor contemporáneo, haya publicado o no, mira de reojo al porvenir, y se encoge melancólico en la butaca del escritorio sin ver una solución. Y la tristeza se la debe a las nuevas tecnologías, y de manera especial al e-book.

El e-book, ese gran invento. 

Gracias al e-book el lector puede llevar encima más libros de los que podrá leer en los próximos cinco años. Y lo que le hace más atractivo es que esa enorme cantidad de libros no pesan, no ocupan sitio y, sobre todo, son gratis. En la red no faltan web que facilitan la descarga de libros descatalogados, sin descatalogar y recientes lanzamientos. “La cultura al alcance de todos”, parece ser la consigna, por lo demás loable. El lector puede felicitarse. Y lo hace.

También el escritor al que ninguna editorial ha querido publicar se felicita. El e-book ha propiciado la creación de editoriales en red que no dudan en publicar los escritos de los excluidos, con el valor añadido de que son un trampolín para publicar en papel: en no pocos casos escritores que han triunfado en la red han sido requeridos  por las editoriales tradicionales.

Es entonces, cuando el escritor de e-book pasa a publicar en papel, cuando empieza a preocuparse. No sé de ningún escritor que no sueñe con vivir de sus escritos, y si los e-book triunfan finalmente sobre los libros impresos eso será imposible. Y la paradoja es que el e-book, que lo ha encumbrado, es el que le quitará el pan de la boca a nuestro escritor.

No hay comentarios: